Internacionales

Descontrol en Bolivia tras la renuncia de Evo Morales

La Paz, El Alto y Cochabamba, entre otras de las principales ciudades del país, registran incidentes y saqueos, mientras muchos ciudadanos piden ayuda a la Policía y las Fuerzas Armadas a través de redes sociales.

  • 11/11/2019 • 08:39
En la tarde del domingo Evo Morales daba a conocer su renuncia a la presidencia de Bolivia. Foto:AFP

Los disturbios con incendios y ataques a casas, se extendieron la noche del domingo por varias ciudades de Bolivia, tras la renuncia como presidente del país de Evo Morales. Según reportan desde Bolivia saquearon la casa de Evo Morales e incendiaron las de dirigentes opositores y periodistas.

En Villa Victoria, en Cochabamba, un grupo de desconocidos causó destrozos en la casa de Evo Morales, según mostró la emisora local Red Uno. Las denuncias de saqueos e incendios se suceden sobre todo en El Alto, uno de los bastiones políticos de Evo Morales, y en varios barrios de La Paz.

El lugar más atacado en la ciudad sede del gobierno boliviano es la zona sur, que en las últimas semanas fue donde más se sintió la huelga ciudadana en contra de la reelección de Morales.

Los incidentes recrudecieron luego de que el mandatario boliviano anunciara su renuncia en la tarde del domingo. Junto a Morales renunció toda su línea sucesora -el vicepresidente Álvaro García Linera, la presidenta del Senado Adriana Salvatierra, y el presidente de la Cámara de Diputados Víctor Borda-, por lo que en Bolivia quedó un vacío institucional.

La suerte de Morales quedó sellada luego que las Fuerzas Armadas y la Policía le intimaron ayer mismo a renunciar, tras un motín policial iniciado el viernes que lo dejó en una situación complicada.

“Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales”, señaló en su mensaje en referencia a los líderes opositores.

El mandatario, que asumió el poder en 2006, se había adjudicado el triunfo en las elecciones del 20 de octubre. Sin embargo, una inexplicable pausa en el conteo de votos de casi un día, provocó acusaciones de fraude y generó protestas de la oposición, huelgas y bloqueos de carreteras.

Finalmente, el informe de la OEA, que realizó una auditoría de los comicios, dio cuenta de inconsistencias en el proceso de octubre. “Se encontraron irregularidades, que varían desde muy graves hasta indicativas. Esto lleva al equipo técnico auditor a cuestionar la integridad de los resultados de la elección del 20 de octubre pasado”, señaló OEA en un comunicado de prensa en el que también habló de “manipulación”.

Morales había acusado el sábado a la oposición de intentar un golpe de Estado en su contra, mientras que las Fuerzas Armadas dijeron que no se enfrentarán con el pueblo.