Nacionales

Policías ladrones: roban 180 kilos de cocaína a un narco y luego lo extorsionan

Sucedió en Ciudad del Este el pasado lunes. Un grupo de policías de civil tomó por asalto la vivienda de un poderoso narcotraficante apropiándose de 180 kilos de cocaína, para después exigirle 200 mil dólares a cambio de su devolución. El escándalo saltó y los policías de Alto Paraná cruzan acusaciones entre ellos.

  • 20/12/2019 • 07:47
Cargamento de cocaína. Imagen ilustrativa

Agentes de la Dirección de Investigaciones de Alto Paraná se ven envueltos en un escándalo tras descubrirse que aparentemente los mismos tomaron por asalto la vivienda de un narcotraficante y se alzaron con un importante cargamento de cocaína.

El hecho ocurrió a las 17:00 horas aproximadamente del lunes cuando agentes de civil ingresaron a la vivienda ubicada en el Km. 7 de Ciudad del Este y se llevaron una carga de 180 kilos de cocaína. Estarían involucrados 4 agentes que posteriormente trasladaron la droga hasta un inquilinato en el barrio San José desde donde llamaron al narcotraficante pidiéndole la suma de 200 mil dólares para devolverle la mercadería.

Los sindicados por los medios de comunicación locales son el subcomisario Nicolás Augusto Flecha, el suboficial principal Antonio Vázquez, el suboficial primero Santiago Cárdenas y el suboficial primero Pedro Moral, todos del departamento de Investigaciones de Alto Paraná, cuyo jefe es el comisario principal Marcelino Espinoza.

Ante la gravedad del hecho intervino el director de Policía de Alto Paraná, comisario general Miguel Cañiza, quien ordenó investigar el asunto a agentes del departamento de Eventos Deportivos de Ciudad del Este, una unidad que en teoría tiene otras funciones.

El informe que llegó a la Comandancia, en Asunción, refiere que los efectivos desplegados por orden de Cañiza indagaron primero a un suboficial de una dependencia de Ciudad del Este y luego persiguieron e incluso interceptaron en la calle a un oficial de Investigaciones.

Según trascendió se dio un confuso incidente cuando este oficial de investigaciones fue interceptado ya que al creer que se trataba de una emboscada de criminales, estuvo a punto de disparar contra sus colegas que actuaron de civil, con fusiles, en vehículos particulares y sin ningún distintivo.

Luego de este suceso el comisario Cañiza habría ordenado a sus subalternos dejar “sin efecto” el operativo.

Por su parte el comisario general Miguel Cañiza negó ayer que haya existido tal procedimiento irregular. “Son informaciones falsas, chismes”, manifestó a la prensa. Tras el suceso Cañiza destinó a distintas comisarías de Alto Paraná a los agentes de Eventos Deportivos que operaban directamente para él y que estaban abocados a la búsqueda de la cocaína robaba.